Friday, June 16, 2006

Teoría Cognitivo Social


La recuperación de los procesos cognitivos como objeto de estudio de la psicología, no dio lugar en un principio la completa desaparición del conductismo.
Antes de la crisis del conductismo, los psicólogos de orientación conductista, hicieron manifiesta una progresiva apertura que permitió dentro del esquema
E- R variables que hacían referencia a procesos cognitivos.

En esto tuvo mucho que ver el encuentro del conductismo y la psicología social, ya que fue el estudio del aprendizaje social humano, lo que evidenció la insuficiencia del esquema explicativo que los conductistas usaban.

La integración de estos procesos como variables intermedias entre estímulos ambientales y respuestas del organismo fue dando lugar al conductismo mediacional cuyo principal representante fue Albert Bandura.


Psicología (social) cognitiva y cognición social:

La psicología social nunca renuncio completamente al estudio de los procesos cognitivos. Incluso en las épocas de mayor supremacía del conductismo, la reflexión sobre la mente y la conciencia fue objeto de estudio de la psicología social, tanto psicológica como sociológica.

El inicio del conductismo coincidió con la aparición del interaccionismo simbólico, (con investigaciones de Frederic Bartlet sobre el recuerdo y con estudios realizados por la escuela soviética sobre el desarrollo cognitivo).

Al favorecer el positivismo lógico, la supremacía/ hegemonía del neoconductismo en psicología, la psicología social bajo la influencia de la escuela de la Gestalt, se centro en el estudio de procesos como la formación de impresiones, la comparación social o la influencia social.

Años ’60: Conductismo en crisis.
La psicología social contemplo uno de sus mayores desarrollos alrededor de la disonancia cognitiva, la cual tiene un marcado contenido mentalista.

Mientras la psicología retomaba su objeto de estudio prioritario: los procesos cognitivos, la psicología social conocía un desarrolló grande alrededor de las teorías de la atribución.

Por esto, la psicología social ha sido cognitiva siempre.

El termino cognición social, hace referencia a una forma determinada de abordar el estudio de los procesos cognitivos, como lo es la analogía entre estos procesos y los procesos computacionales del procesamiento de información.

Esta forma de abordar el estudio de la mente surgió a finales de los años ’50, en el contexto de las denominadas ciencias cognitivas y la psicología la asumió como una forma atractiva de abordar este tema, tras la crisis del conductismo pese a que la psicología social contara con una larga tradición en el estudio de la mente, terminó ajustándose a este modelo, que fue incorporado a las investigaciones psicosociales a finales de los años ’70.


Problemas de las definiciones y de las diferentes miradas alrededor de la psicología social:

La historia reciente comienza en 1908 con la publicación de los libros: “Psicología social”: examinaban el impacto de las variables sociales en el desarrollo y conducta de los individuos. El primero escrito por el psicólogo inglés William Mc Dougall, el segundo por el sociólogo estadounidense Edward Allsworth Ross.


Mc Dougall

Ross
Esbozaba teoría controvertida sobre instintos humanos.

Instinto: Amplias tendencias finalistas emergentes del proceso evolutivo.
Se preocupaba por la transmisión de la conducta social de persona a persona.
Similar al contagio emocional que sucede en las masas, la sucesión de modas y caprichos sociales (celulares, y demás lujos que pretenden ser imprescindibles)


En 1924 Floyd H. Allport hizo una publicación que tuvo una gran importancia en el desarrollo de la psicología social como especialidad de la psicología general.
Extendía los principios del aprendizaje asociativo a un amplio espectro de comportamientos sociales.
Evitaba hacer referencia a las fuerzas misteriosas sociales que propuso Ross, y a las elaboradas disposiciones instintivas que planteó Mc Dougall.

Hasta finales de esa década (los años ’20) la psicología social se mantuvo en la controversia de diferentes puntos de vista, mientras que su trabajo empírico – se basa en la experiencia y en la observación- que tenía relevancia práctica o teórica fue escaso.

A partir de los años ’30, se enfocó en la conducta animal social, resolución de problemas, las actitudes, la persuasión, los estereotipos nacionales y étnicos, la transmisión de rumores, o el liderazgo.

El psicólogo Kurt Lewin, propone realizar análisis teóricos antes de ir a investigar un problema empíricamente, para que asi la investigación tuviera una finalidad clara: determinar la validez de las hipótesis formuladas sobre los modelos explicativos de la conducta objeto de estudio, es decir:

Teoría: Propone explicación a una conducta dada, en la cual el investigador pudiera predecir en qué condiciones tal conducta se manifestaba.

En 1939 Lewin realizó un experimento en el cual se empleaban adultos para que interpretaran diferentes roles como líderes de varios grupos de niños.

Trataban de establecer ambientes determinados en función de un liderazgo ya fuera autoritario, democrático o permisivo.
Se observaban las reacciones de los niños y se señalaban qué tipo de interacción social surgía de cada forma de liderazgo.

Este experimento estimuló a otros investigadores que a finales de la segunda guerra mundial se lanzaron a la realización de investigaciones de tipo experimental en las cuales se manifestaban ambientes sociales coyunturales en condiciones de laboratorio.

Durante este tiempo también se realizaron avances en las investigaciones de campo, no experimentales, de la psicología social.

Así se fue perfilando el estilo de la actual psicología social: más como un estudio objeto de conductas y comportamientos sociales que como estudios especulativos de dinámicas sociales más amplias.


El estudio de las estructuras cognitivas: prototipos y ejemplares:

Uno de los conceptos más usados para describir las estructuras cognitivas es el de categoría.

La categorización es el proceso mediante el cual nosotros simplificamos y ordenamos la información, de manera que percibimos la realidad como una amalgama de objetos únicos y singulares, sino que los vemos como un conjunto ordenado de clases de objetos o categorías.

Hasta los años 70 el estudio de categorización estuvo basado en al clásico concepto de categoría: agrupaciones arbitrarias de rasgos que la persona va aprendiendo mediante un proceso de confirmación de hipótesis.

Sin embargo esto fue cuestionado tras un estudio de Eleanor Rosca.

Este evidenciaba que las categorías no son arbitrarias sino naturales: producto de la forma en que se encuentra organizado el mundo perceptivo.

Ej.: la categoría AVES no es fruto de una arbitrariedad cultural, sino que refleja la existencia de dicha categoría en la realidad empírica.

Atributos como ‘tener pico’, ‘tener plumas’ suelen darse juntos y raramente se asocia con otros como ‘tener patas’.

También se mostró que estas categorías no son claramente definidas sino más bien difusas, por tanto que no todos los miembros de una categoría comparten todas las características que la definen.
Dependiendo de cuantos rasgos se comparten, los miembros entran a ser menos o más representativos.
Ej.: categoría mamíferos: perro es más representativo que ballena.

Las categorías entonces no son homogéneas sino que tienen una estructura interna.
Dentro de cada categoría existen miembros más representativos a estos se les llamó prototipos que funcionan como puntos de referencia de la categoría.

Las categorías están organizadas jerárquicamente:

- categorías Básicas: objetos que forman parte del mundo perceptivo (perro, mesa)
- categorías supraordinadas: se encuentran en un nivel superior de abstracción y engloban una serie de categorías básicas. (mamífero, mueble).
- Categorías subordinadas: el nivel de abstracción es menor que el de las categorías básicas (pastor alemán, mesa de oficina).

Las investigaciones sobre el proceso de categorización fue extrapolado al ámbito social, dando paso a investigaciones que pretendían confirmar s esta concepción de las categorías, era aplicable al ámbito de la percepción de personas y situaciones sociales.

Partiendo de esta hipótesis se han hecho diferentes investigaciones para comprobar si la cas categorías sociales se ajustan al esquema de Rosch.

Se llegó a la conclusión de que estas al igual que las categorías físicas sí están organizadas jerárquicamente, existiendo diferentes niveles de abstracción.

Un estudio clásico sobre el tema es el de Cantor y Mischel (1979) en el cual se estudió la forma en que está estructurado el conocimiento sobre otras personas.

Conclusión de este tipo de investigación:
Categorías sociales son conjuntos difusos que se estructuran alrededor de un prototipo. Estas conclusiones no se aplican únicamente a la percepción de personas, sino también de situaciones.

El predominio de esta concepción de categorías hizo que los prototipos: miembros más representativos de las categorías fueran considerados durante mucho tiempo como la forma básica de la estructura cognitiva.

De esta manera todo el conocimiento que tenemos sobre el mundo, tanto físico como social., se encuentra almacenado en la memoria en forma de prototipos.

Sin embargo algunos autores sugieren que el conocimiento no se encuentra representado en las estructuras de la memoria en forma de prototipo sino de esquemas.

Vendría siendo que el conocimiento que tenemos sobre una determinada categoría no estaría representado por una abstracción de los ras gos más representativos de los miembros, sino por el conjunto de todos los ejemplares concretos que hemos conocido.

Ej.: la información que tenemos sobre las personas inglesas no estaría representada por un prototipo abstracto en el que se resumiría los rasgos más representativos de las personas inglesas que se hayan conocido, sino por ejemplares concretos, por la imagen específica de todas las personas inglesas conocidas, ya sea directamente o de forma indirecta, a través de otras personas, medios de comunicación, etc.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home