Thursday, June 15, 2006

Psicología Ambiental


En 1947 dos psicólogos de la universidad de Kansas fundaron la Estación Psicológica en Midwest, Kansas, con una población de 806 personas con el objetivo de conocer en qué forma las situaciones ambientales del mundo real afectan la conducta de las personas, con especial interés en la conducta y el desarrollo de los niños. En la Fundación de la Estación Psicológica de Midwest Roger Barker y Herbert Wright dieron validez a la investigación realizada tanto en situaciones del mundo real como en el laboratorio. Ellos publicaron una serie de libros y artículos que revolucionaron la forma de considerar y dirigir la investigación psicológica.

La Psicología ambiental es un área de la Psicología cuyo objeto de investigación es la interrelación del ambiente físico con la conducta y la experiencia humanas. Este énfasis de interrelación del ambiente físico y la conducta es elemental; no sólo los espacios físicos afectan la conducta de las personas sino que los individuos influyen activamente sobre el ambiente. El enfoque que los psicólogos ambientales dan a su investigación, desempeña un rol de suma importancia en la conformación de su trabajo científico y ha conseguido caracterizar el campo de la psicología ambiental; Se trata del enfoque adaptativo. La psicología ambiental es caracterizada por la importancia que le da a los procesos de adaptación. Los psicólogos ambientales se interesan más que todo en los distintos procesos psicológicos mediante los cuales los individuos se adaptan a las complicadas exigencias del ambiente físico. El interés subyacente por los procesos de adaptación ha ayudado a conformar el carácter de la investigación psicológica ambiental, al proponer argumentos apropiados y aspectos teóricos fundamentales. Este enfoque adaptativo de la psicología ambiental pone énfasis en los procesos mediante los cuales los seres vivos interactúan con el ambiente, una perspectiva holística del organismo y su ambiente, y el rol activo de los organismos vivos en relación con su ambiente.

El investigador de esta área busca conocer los procesos psicológicos que median entre las condiciones ambientales y los resultados en la conducta. Así, los psicólogos ambientales creen que para entender la conducta humana en forma adecuada, el ambiente y la conducta deben contemplarse como partes interrelacionadas de un todo indivisible (perspectiva holística). Este planteamiento holístico es lo que hace de la psicología ambiental un campo de investigación muy singular y los psicólogos ambientales se interesan en el estudio holísitco del ambiente físico tal y como lo experimentan las personas en su vida diaria. Adicionalmente, el interés de la Psicología Ambiental por la interrelación entre el individuo y el ambiente físico obliga a los psicólogos ambientales a respetar y tratar de que no se alteren las características naturales de los ambientes físicos, las personas que residen en esos ambientes ni las actividades que ahí se realizan. También se propone que los métodos de investigación del ambiente preserven la integridad natural de los lugares estudiados, evitando la introducción de elementos artificiales que distorsionen el significado que los ambientes tienen para sus ocupantes. Por último, los descubrimientos de laboratorio deben ser interpretados de acuerdo con la naturaleza holística de las relaciones que existen entre el ambiente y la conducta, y que la síntesis de estos hallazgos se persiga con el mismo empeño que en el pasado se dedicaba para examinar cada componente del problema.

En cuanto al rol activo, esta perspectiva lleva al estudio de las formas activas, variadas y creativas que las personas han aprendido para vivir en determinados ambientes. Se plantean dos modelos los cuales son: 1) Modelo determinista: Según sea la condición ambiental, tal es la conducta de la persona. Las condiciones ambientales determinan las consecuencias en la conducta. 2) Modelo adaptativo: Afirma que los efectos del ambiente sobre la conducta son mediados por una variedad de procesos psicológicos adaptativos. Este modelo muestra que el efecto de la relación entre el ambiente y la conducta es recíproco.

Hay que resaltar que el término “psicología ambiental” se refiere al área que origina los conflictos y no a una restricción disciplinaria. Los investigadores en psicología ambiental estudian una amplia gama de cuestiones de contenido psicológico (imágenes mentales, stress ambiental, etc.). No obstante, los mismos investigadores representan muchas otras disciplinas además de la Psicología. Es necesario fortalecer y ampliar los lazos interdisciplinarios mejorando los medios para conseguir una comunicación efectiva y una colaboración estrecha entre las diferentes disciplinas relacionadas con el trabajo de esta área, con el fin de considerar los diferentes aspectos que están en juego. La investigación de la Psicología Ambiental se orienta hacia la resolución de problemas prácticos como a la formulación de nuevas teorías. Los psicólogos ambientales buscan fusionar estos dos aspectos para que ambos se desarrollen al mismo nivel. Algunos psicólogos ambientales destacan la importancia del concepto de la investigación de acción de Kurt Lewin como un modelo útil para conciliar las necesidades prácticas y teóricas de la Psicología ambiental.

Aunque muchos trabajos de investigación incluyen estudios de correlación en ambientes naturales, los psicólogos ambientales también utilizan métodos experimentales tanto en trabajos de campo como de laboratorio, cuando dichos métodos son apropiados a las interrogantes que se plantean (ejemplo: método de observación naturalista en ambientes de campo, método experimental, método casi experimental). Por otro lado, la psicología ambiental está orientada a la solución de problemas como un intento de responder a un gran número de interrogantes planteadas por arquitectos, diseñadores de interiores y urbanistas. Durante la década de los 60 un gran número de diseñadores reconocieron la importancia de la Psicología, se dieron cuenta de que la colaboración con psicólogos y sociólogos podía ayudarles a resolver muchos cuestionamientos tales como la forma de diseñar ambientes que apoyen y faciliten cualquier tipo de actividad humana. Se han realizado estudios en los que se describen algunas formas en que las características físicas y las actividades humanas se interrelacionan en el diseño arquitectónico. Por un lado existen construcciones diseñadas exclusivamente para contener objetos inanimados, por el otro hay construcciones diseñadas para alojar solamente seres humanos y también existen edificaciones que se utilizan para albergar tanto objetos como personas, en distintas proporciones.

Como Serge Boutourline afirma: “la situación predominante en la vida moderna es la de individuos que viven en un ambiente que no ha sido construido para ellos”. La interrelación entre arquitectura y conducta es fuerte y estable. Cada entorno arquitectónico está asociado con patrones de conducta característicos; estos patrones son estables y duraderos, aún cuando cambien algunas de las personas que albergue dicho entorno. Por esto, los primeros arquitectos y diseñadores que acudieron a los psicólogos en el momento de tomar decisiones con respecto al diseño se desilusionaron al principio, ya que el conocimiento psicológico se restringía a ciertas reacciones fisiológicas estimuladas por ambientes con los que la mayoría de los diseñadores jamás se enfrentaría.

Sin embargo, la presión constante de los diseñadores, así como el crecimiento interés social por las cuestiones ambientales, que caracterizó la década de los 60, transformaron el estado de las cosas. Los psicólogos ambientales cambiaron el rumbo de sus planteamientos y métodos de investigación. En la década siguiente un creciente número de psicólogos y sociólogos se unieron con los diseñadores para constituir a la Psicología ambiental como una nueva disciplina y es ahí donde ganó un lugar respetable entre las áreas de estudio ya establecidas dentro de las ciencias sociales y de la conducta. El interés social por el ambiente aceleró el desarrollo de la Psicología ambiental durante la década de 1960, debido a los problemas sociales que se estaban viviendo en esa época.

En respuesta a la presión constante por parte de diseñadores, ciudadanos conscientes y estudiantes interesados, se formó un grupo de investigadores en Psicología ambiental que intentó evaluar los efectos psicológicos del ambiente de algunas instituciones. También, los psicólogos ambientales han evaluado el impacto social y psicológico del ambiente urbano. Algunos investigadores han estudiado los “mapas mentales” de la ciudad que se forma con el fin de conocer que tan fácil o difícil le resulta a la población entender determinados ambientes urbanos; otros se concentraron en la forma en que las características del ambiente urbano afectan la vida de sus habitantes. Una parte importante de la investigación aplicada en la Psicología ambiental intenta valorar las actitudes que asumen las personas con respecto a las características del ambiente natural. Dichas evaluaciones se aplican en la toma de decisiones relacionadas con la urbanización de lugares típicos y recreativos y con programas de preservación de los paisajes naturales. Las evaluaciones ambientales basadas en los usuarios también podrían utilizarse en el manejo de recursos hidrológicos naturales y en decisiones relativas a la explotación de estos recursos con fines industriales, recreativos o como parte del paisaje.

En los 70, se dieron los primeros pasos en la formulación de teorías en el campo de la Psicología ambiental. Los psicólogos ambientales comenzaron a formular teorías a partir de las que ya existían en otras ramas de la Psicología y que podían ampliarse para ayudar a comprender la compleja relación entre el ambiente y la conducta. Otros psicólogos ambientales, a partir de trabajos anteriores de Psicología social, proponen teorías basadas en la hipótesis de que ciertos tipos de ambientes, tales como los aglomerados o en los que hay muy poca privacía, restringen la libertad de conducta de los individuos.
Varios investigadores han propuesto teorías para explicar los efectos negativos que los ambientes aglomerados tienen algunas veces sobre el individuo pero pocos han propuesto teorías más amplias que proporcionen una base conceptual para entender toda la gama de conductas ambientales.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home